Reinvéntate con Tus Nuevos Hábitos

Tú eliges el caminoTú tienes la capacidad más que suficiente de reinventarte a través de desarrollar nuevos hábitos para mejorar la calidad en todas las áreas de tu vida. Esto es cierto.

Lo mismo que has aprendido a desarrollar por ejemplo “el hábito de posponer” en el tiempo también puedes desaprender este mismo hábito y sustituirlo por uno o varios hábitos positivos y ganadores que te ayuden en tu camino.

Hay expertos que dicen que para formar un nuevo hábito se tarda aproximadamente desde 14 a 28 días. Pero en realidad el período de tiempo depende de ti, puede ser cuestión de segundos a tardar varios años. Todo depende de ti:

 De cuál sea tu razón verdadera y fuerte por el que estás dispuesto a hacer ese cambio.

 De tomar la firme decisión de hacer todo lo que esté en tus manos para que así sea.

De  la intensidad de tus sentimientos con respecto al nuevo hábito.

De cuál es tu compromiso para llevarlo a cabo, etc.…

Recuerda que un hábito es un patrón de comportamiento que ha sido adquirido y que se ha convertido casi involuntario debido a la repetición continua. Pero siempre detrás de ese hábito has tenido primero un pensamiento, luego una elección y por último una decisión.

Sin embargo:

¿Por qué nos cuesta tanto cambiar los hábitos que realmente NO

nos ayudan a avanzar y a progresar?

Es debido precisamente a que nuestros malos y viejos hábitos son más cómodos y nos resultan normales para nosotros mismos que los nuevos hábitos que nos disponemos a practicar.

Ya que éstos nuevos nos resultan más incómodos y molestos al principio y nos sentimos extraños con ellos. Por lo tanto, nos resulta más difícil salir de nuestra zona de confort.

Los hábitos no se limitan sólo a las actividades físicas que hacemos sino que todos nuestros pensamientos y actitudes y expectativas son formados y dictados por nuestros hábitos mentales.

Por ejemplo:

Llegar tarde es un hábito.

 Quejarse es un hábito.

 La falta de confianza es un hábito.

 El logro de tus metas u objetivos es un hábito.

 La falta de decisión es un hábito, etc, etc.

Utilizamos estos hábitos mentales a diario en diferentes situaciones de nuestras vidas, por ejemplo cuando estamos estresados, cuando nos encontramos felices, cuando nos enfrentamos a la decepción, tenemos unas reacciones habituales de hacer frente a todos esos sentimientos que vamos teniendo.

Esas reacciones habituales son nuestras respuestas mentales habituales que se ocupan de todas nuestras emociones tanto positivas como negativas.

Ahora tú puedes parar por un momento lo que estás haciendo y reflexionar acerca de cuáles son tus hábitos que has desarrollado en tu ámbito profesional y laboral y también en lo personal.

¿Te están ayudando tus hábitos o te están impidiendo

alcanzar tu objetivo?

La buena noticia afortunadamente es que  se pueden cambiar los malos y viejos hábitos que no te están ayudando en tu camino por los nuevos hábitos ganadores que si te ayudan a convertir tu objetivo o meta en realidad.

¿Qué pasa si encontramos una manera de cambiar esos viejos y

malos hábitos por los buenos y ganadores?

Eso significaría que tendrías éxito sin mucho esfuerzo de tu parte! ¿Verdad? El secreto de tu éxito está ahí.

Cambiar los hábitos es fácil a corto plazo. El desafío es cuando se trata del cambio de hábitos a largo plazo porque los hábitos viejos y negativos están ligados mentalmente con nuestro sistema de creencias, nuestras reacciones emocionales, y otros factores.

La razón por la que la mayoría de las personas fracasan en su intento de cambiar sus hábitos es porque tratan primero por cambiar su forma de actuar” de forma inmediata olvidándose de lo que realmente se necesita cambiar que es primero lo que se siente y las creencias que se tienen en relación al hábito en cuestión.

Hay 3 partes de nuestros hábitos y comportamientos que tenemos que abordar con el mismo esfuerzo para lograr un cambio a largo plazo y son:

1)   Qué es lo que creemos y pensamos realmente acerca del hábito en cuestión.

2)   Cómo nos sentimos en relación al hábito.

3)   Y nuestra forma de actuar respecto al hábito.

Sólo si nos ocupamos de todas esas diferentes partes del hábito lograrás un cambio duradero y a largo plazo con éxito.

Todo lo que hacemos en nuestras vidas está controlado directamente por nuestros hábitos mentales y físicos.

Así que si realmente quieres un cambio duradero en tus hábitos te invito a aprender a cómo hacerlo con mi programa:

Mira todos los detalles en este enlace:

http://noeliaduran.com/programas/destruye-la-postergacion.html

Un abrazo,

Noelia Durán

www.NoeliaDuran.com

P.D: Siéntete libre de expresar y compartir con todos aquí lo que piensas. ¡Me encantaría conocer tu opinión!

Te agradezco mucho tus comentarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Noelia Durán

Mi Objetivo: Ayudarte, apoyarte y compartir contigo el enfoque válido que te ayude a destruir de una vez por todas la postergación.

Comentarios

  1. What I find so intiersteng is you could never find this anywhere else.

Comparte tu Opinión

*